Buscar

Se acerca el fin de las terapias de conversión.

Actualizado: 11 de dic de 2020

Judith Flores

Mujer lesbiana, periodista y activista LGBTTTI


27 de julio 2020



Desde el pasado viernes 24 de julio, en la Ciudad de México (CDMX) las "terapias de conversión" quedan prohibidas y “el padre, madre, tutor profesional de la salud o ministro de culto que “instigue, autorice o infrinja en menores de 18 años dolores físicos o mentales con supuestos servicios destinados a modificar la orientación sexual o la identidad de género” estará cometiendo un delito y podría ser encarcelad@.

Con 49 votos a favor, nueve en contra y cinco abstenciones, l@s congresistas capitalin@s aprobaron que las también llamadas ECOSIG (Esfuerzos para Corregir la Orientación Sexual e Identidad de Género) que consisten en “sesiones psicológicas, psiquiátricas, métodos o tratamientos con la aplicación de violencia física, moral psicoemocional, con tratos crueles, inhumanos o degradantes en contra la dignidad humana” sean castigadas por ley en el Código Penal de la CDMX a través de la adición al Capitulo II: Tortura, Artículo 206 Bis.



Así es, en el dictamen presentado por Temístocles Villanueva, diputado del partido MORENA, en representación de las Comisiones Unidas de Administración y Procuración de Justicia y de Derechos Humanos, se establece que las “terapias de conversión” son una tortura y establece una sanción de 2 a 5 años de prisión y de 50 a 100 horas de trabajo comunitario y establece un agravante si la persona que recibe la terapia es menor de edad.

La histórica votación a favor de la iniciativa, que el diputado Villanueva impulsó desde 2018, se suma a las diferentes modificaciones legales que se promueven a nivel mundial para garantizar que la homosexualidad y la transexualidad dejen de ser consideradas como enfermedades, tal como lo estipula la Organización Mundial de la Salud desde 1990 y 2018, respectivamente. De manera que la “cura gay”, “terapia crítica de género”, “terapias exgay”, Esfuerzos de Cambio de Orientación Sexual (ECOS), entre otros métodos que han sido aplicados desde 1892 por médicos, líderes religiosos y hasta gobiernos federales y estatales, no se apliquen más porque incluso son un delito.

De acuerdo al informe Poniéndole límites al engaño – Un estudio jurídico mundial sobre la regulación legal de las mal llamadas “terapias de conversión", presentado en febrero 2020, "Se han introducido proyectos de ley para restringir estas prácticas en al menos 10 países", explica Julia Ehrt, Directora de Programas de ILGA World. "Seis casos judiciales en todo el mundo fueron litigados con resultados positivos. Y, hasta la fecha, más de 60 asociaciones de profesionales de la salud en 20 países (las) han repudiado”.


En el informe se expone un contexto internacional de las leyes que prohíben estas técnicas que se han utilizado, y se siguen utilizando, para tratar de modificar la orientación sexual de las personas lesbianas, gays y bisexuales, para evitar que les jóvenes trans realicen su transición o para hacer que las personas trans detengan o reviertan su transición, o para obligar a que nuestras expresiones y funciones de género se ajusten a los estereotipos sociales binarios de masculinidad y feminidad.

"En febrero de 2020, tres miembros de la ONU: Brasil, Ecuador y Malta promulgaron leyes a nivel nacional para restringir las denominadas 'terapias de conversión'", explica Lucas Ramón Mendos, Oficial Superior de Investigación de ILGA World y autor del informe. "En Canadá, España y Estados Unidos han hecho lo mismo, con la esperanza de que otros se muevan en la misma dirección. Durante demasiado tiempo, la experimentación y el abuso han tenido lugar bajo el manto legitimador de la medicina, la psicología y la ciencia".

Algunos casos de menores de edad estadounidenses que han sobrevivido a estas técnicas y cuyas experiencias han trascendido a los medios de comunicación son: Lyn Duff,14 años, Zachary Stark, de unos 16 años, D. J. Butler, de 17 años. Y es que las ECOSIG no son un mito, su presencia es tal que hasta en películas se ha expuesto su existencia como por ejemplo en las películas: But I'm a Cheerleader (1999), Latter Days (2003), Saved! (2004, en obras de teatro como: Doin' Time in the Homo No Mo Halfway House —How I Survived the Ex-Gay Movement, del actor Peterson Toscano, o incluso en caricaturas como South Park (2007), en el que el personaje Cartman ridiculiza y critica la terapia de conversión y los campamentos de exgays.

Las ECOSIG en la CDMX deberán ser parte del pasado y esperamos que pronto los Congresos estatales hagan lo propio en defensa real de los Derechos Humanos de la comunidad LGBTTI.

0 vistas0 comentarios

Nuestras redes sociales

  • Twitter Icono blanco
  • Tik Tok
  • Blanco Icono de YouTube

Términos y Condiciones

© Todos los derechos reservados Musas A.C. 2021